Buscar este blog

Cargando...

martes, 20 de diciembre de 2011

El dolor crónico

La sensación de usar un casco mucho más pequeño que la cabeza. El dolor intenso y palpitante en la mitad de la cabeza y la sensación de que el ojo se escapará de su órbita. La desesperación y el deseo de desenroscarse la cabeza y arrojarla por la ventana. Así suelen expresar su padecimiento las víctimas de las diversas y poco comprendidas formas que asume el dolor de cabeza o cefalea , una afección enormemente difundida y, paradójicamente, desestimada con demasiada frecuencia.

Como todo dolor, la cefalea crónica es una sensación intransferible. No aparece en radiografías o análisis. Quien la padece a menudo la oculta, temiendo la respuesta consabida ("tomate una aspirina y no te quejes más"), o ser estigmatizado como hipocondríaco o mentiroso. Por el otro lado, a quien no sufre esta afección le cuesta comprender que a alguien lo torture el mismo dolor durante días, meses e incluso años. Es una dolencia incapacitante que, socialmente, no es reconocida como tal.

El abuso de analgésicos es un tema aparte. Algunas cefaleas crónicas podrían estar asociadas a un consumo excesivo de sustancias destinadas a aliviar el dolor: diversos analgésicos y sustancias como la ergotamina, tryptane y antiinflamatorios no estereoides , explica el doctor Leston. La gran incógnita es si el paciente abusa de los fármacos por el dolor o si el dolor es causado por el abuso de fármacos. Hay indicios de la existencia de pacientes que pertenecen a un grupo o al otro.


¿ Es una enfermedad o un síntoma ?

Muchas veces el dolor de cabeza provoca en el paciente un estres continuo, cuando las cefaleas son muy frecuentes el paciente siente que no le van a parar nunca lo que les lleva a un estado de depresión o de ansiedad. En algunos casos llega hasta tal punto que no se sabe si el dolor de cabeza causa una depresión o es la depresión constante la que provoca el dolor de cabeza.

Es importante consultar con un médico si tus dolores te provocan un estado de agobio importante, ya que esto puede generar una depresión clínica.

El dolor de cabeza también puede estar relacionado con ansiedad o con problemas tensionales en el cuello.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Diez formas de prevenir el dolor de cabeza



1. No omitir ninguna comida. Cuando se está más de seis horas sin probar bocado, el nivel de azúcar en la sangre baja y los vasos sanguíneos se contraen en un intento de llevar la glucosa al cerebro. En este caso, el dolor aparece no sólo por la contracción de los vasos sanguíneos, sino por el efecto posterior de relajación.
2. Evitar alimentos que favorezcan el dolor. El comer ciertos productos puede hacer que aparezca el dolor de cabeza. Algunos de los que se relacionan con la cefalea son el chocolate, queso, nueces, cítricos, cafeína, alcohol y otros que contengan glutamato de sodio y nitratos.
3. Mantener un buen nivel de hierro y vitamina B. Si el nivel de hierro está bajo se reduce la capacidad de la sangre para transportar el oxígeno, los vasos sanguíneos del cerebro se dilatan como respuesta a dicha escasez, por lo tanto, se puede aumentar el riesgo de padecer cefaleas. Se ha comprobado que la causa de la migrana en algunas personas es la falta de vitamina B. Por ello es mejor incluir en la dieta alimentos ricos en estas sustancias (aves, legumbres, uvas, huevo, cereales integrales).
4. Alejarse de olores fuertes y tóxicos. Las pinturas, disolventes, gasolina, humo del tabaco o incluso algunos perfumes, pueden causar contracción o dilatación de los vasos sanguíneos y por ende las jaquecas. Si no es posible evitarlos, bastará con ventilar bien el lugar para disminuir la molestia.
5. No abusar de analgésicos. Esto no siempre es recomendable, pues ingerirlos puede estar causando algún efecto secundario.
6. Evitar el sol en exceso. La exposición a la luz solar directa y por un periodo prolongado de tiempo puede producir deshidratación. Si a esto se añade la tensión de los músculos de la cara por estar recibiendo tanta luz, puede desencadenarse un dolor de cabeza muy fuerte. El protector solar, gafas oscuras, sombreros y gorras ayudan a evitarlo.
7. Intenta cambiar de posición. El trabajo y el estilo de vida han hecho que muchos permanezcan largos periodos sentados y casi inmóviles. Cuando no nos movemos se reduce el flujo de la sangre en los músculos, por ello, es recomendable estirarlos con frecuencia. El sentarse de manera correcta (espalda recta, pies apoyados en el suelo), en una silla ergonómica y la espalda apoyada en la zona lumbar aminorará el pesar.
8. Mantener un nivel suficiente de iones. Estas partículas de aire cargadas de electricidad se encuentran en medios naturales y tienen un ratio equilibrado para nuestro organismo. Es por ello que lugares contaminados con la presencia de cemento, asfalto, acero, se producen más iones positivos y pueden ocasionar mareos y dolores de cabeza. Lo mejor en estos casos es no vestir prendas sintéticas, tener plantas cerca, mantener ventilada la habitación, bañarse con frecuencia y no estar por largos periodos en lugares climatizados.
9. Llevar un estilo de vida saludable. El mantener un ritmo de sueño constante y regular, aconstándose y despertándose a la misma hora y durmiendo un número de horas suficientes podrá evitar las cefaleas. Del mismo modo ayudará el practicar un deporte con frecuencia y dejar de fumar.
10. Reducir el estrés. Aprende a relajarte; se ha demostrado que las personas con dolores de cabeza crónicos suelen tener ciertos rasgos que aumentan su sensibilidad al estrés: perfeccionismo, ambición, minuciosidad y una gran necesidad de aprobación social. Reír es una buena medicina, pues hace que liberemos endorfinas, a las que se conoce como "la droga de la felicidad". Liberar tensiones y problemas por medio de relajación, meditación, ejercicios de respiración y yoga son un buen auxiliar.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Dolor de cabeza durante el embarazo

Durante el embarazo, los cambios hormonales pueden provocar intensos dolores de cabeza, similares a los que algunas mujeres sufren en el periodo premenstrual.

 
El dolor de cabeza suele ser más frecuente durante el primer trimestre de embarazo, debido al incremento en el volumen de la circulación sanguínea y a una disminución de la glucosa en sangre.
El dolor de cabeza durante el embarazo se caracteriza sobre todo por concentrarse a ambos lados de la cabeza y en la nuca.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Los cambios de temperatura..

A pesar de que aún no se sabe con exactitud las causas que originan la migraña o cefalea hemicraneal, es común que los pacientes expresen a sus médicos la asociación de estos episodios con ciertos factores físicos, emocionales y ambientales como desencadenantes de sus episodios de migraña.
Recientes estudios han demostrado que los cambios climáticos son uno más de los factores desencadenantes de episodios de migraña y aunque éstos no representan un agente determinante en todos los casos, está confirmado que el 43% de los ataques migrañosos se asocian con cambios de temperatura.